martes, febrero 15, 2005

Aquel día no fui yo

Mis manos eran las suyas, mis labios eran los suyos, sus ojos eran los míos, aquel día no fui yo.
Me besaba como yo la hubiera besado, me tocaba como yo la hubiera tocado, acariciaba su cuerpo, porque mi cuerpo era el suyo, aquel día no fui yo.
Y las miradas precedían a los besos.
Y los besos precedían la desnudez de mi cuerpo, que era el suyo, y todas nuestras caricias anunciaban la penetración y sus gritos no se oían, ¿o si? Sus gritos eran los míos.
Sus labios apresaban mi pene, porque mi pene si que era yo, pero su mirada era mi mirada y cuando acariciaba, sentía mis manos y cuando se perdió mi pene dentro suyo desaparecí por completo, porque solo mi pene era yo, y mi mirada fue la suya, y mis jadeos fueron sus gritos porque aquel día no fui yo.

5 comentarios:

Alguien dijo...

Mmmmm cuántos recuerdos...

Anónimo dijo...

En este episodio casi que parece haber logrado esa fusión que roza el sexo tántrico
La experimentación es la clave ;-)

Besos de hoy puede ser un gran día
faltrikeira

Baco dijo...

Bienvenida/o a esta casa Alguien.
Me alegra haberte recordado "algo".



Faltrikeira, el sexo tántrico tiene buena pinta... pero yo no lo he alcanzado eh? habrá que seguir experimentando.
Un beso de ilusion por volver a leerte.

Elisabeta dijo...

Fuisteis uno...precioso el post,muchos besitos

Baco dijo...

Un beso preciosa Elisabeta :P