lunes, agosto 29, 2005

Mediterráneo

La playa estaba casi desierta mientras tumbado en la arena apuraba las últimas páginas de un libro que vagaba por lugares que me impedían sentir los rayos de sol oscureciendo mi piel.
Ella, a mi lado, contemplaba el mar de olas espumosas que comenzaban a despertar de la tranquilidad avisando de la lenta subida de la marea.
La brisa comenzaba a refrescar nuestros rostros al tiempo que el sol emprendía un descenso vertiginoso.
Vi en sus piernas doradas un escalofrió y busque su mirada alejada muchos metros de allí. Fumaba mientras se imaginaba, quien sabe, quizá en medio del mar, nadando desnuda, con el agua salada bañando todos los rincones de su cuerpo.
Mi mano se poso en una de sus piernas sacándola de dondequiera que se encontrara y como regalo recibí una sonrisa y el tacto de su mano sobre la mía.
El brillo del atardecer reflejado sobre su rostro desafiaba la belleza del horizonte y sus labios entreabiertos expulsando el humo del cigarrillo me transportaban al cine en blanco y negro.El deseo recorrió mi cuerpo y mis labios buscaron los suyos ahogando su sonrisa en mi boca, haciendo de la playa nuestra alcoba y de la arena nuestras sabanas. Mis manos comenzaron el camino conocido de su piel suave convirtiendo el deseo en necesidad.

16 comentarios:

Elisabeta dijo...

Mmm Baco,Baco, delicioso el relato.Si cierro los ojos puedo imaginarme ahi sentada mirando el mar en ese atardecer,con tan dulce compañia...Besitos de lunes ^_*

gota de tinta dijo...

me gusta como haces que la escena que describes tenga los miles de matices que tiene en la vida real, porque uno, cuando esta en situaciones como esta no solo siente una cosa, no solo evoca una cosa, sino muchas.....como desafiaba la belleza del horizonte y a la vez te recordaba una pelicula en blanco y negro, y era a la vez mujer y sirena, sueño y realidad.

Me gusta el rumbo que han tomado tus escritos, mucho mas llenos de poesia, destellos de sol, en las piernas de ella, que las hacian doradas, como extensiones del astro rey....


un besito

Alice dijo...

Escribes sobre las instantáneas que merecen ser recordadas. Lo demás no importa.

Hasta que me fotografies.

Florencia dijo...

Siento la brisa tibia sobre la piel, lo mismo los granos de fina arena deslizandose en mi espalda. Baco... a veces te demoras tanto en besarme...

Baco dijo...

Elisabeta, sabes que nos baña el mismo mar... la dulce compañia sería mia.


Un beso

Baco dijo...

Gota de tinta me alegro que te guste lo que escribo cada vez más.
Eres un encanto.

Besos.

Baco dijo...

Alice un amigo me dijo en una ocasion que la vida se mide por momentos.
A mi me gusta recordar esos momentos.

Postdata: ¿Para cuando uno juntos? :P

Baco dijo...

Florencia ¿sientes la brisa cubrirte de besos? me encanta!!

maricoché dijo...

Dulce Baco!!!
Hay frases, palabras, sensaciones al leerte, que provocan uffff....cerrar los ojos y transportarte a ese lugar; y la forma en que lo dices, y con lo que ello dices....
"mis manos comenzaron el camino conocido de su piel suave..."


Y por supuesto, con el MEDITERRANEO como marco.

galilea dijo...

Era mi sonrisa la que ahogabas en tu boca, mis labios los que buscabas con los tuyos, y mi pierna la que notó el tacto de tu mano.....

Un beso, dulce Baco.

sonela dijo...

En un rato estaré en la playa. Supongo que inevitablemente me acordaré de su relato, y ya le contaré si me he tenido que meter en el agua para refrescarme...
Besos húmedos y salados ;)

Baco dijo...

Maricoché te haces esperar eh?
Me agrada mucho que te guste lo que escribo.
Y bueno, esta vez era en nuestro mediterraneo...

Un beso guapa.

Baco dijo...

Galilea me ruborizas...
Aún recuerdo tu olor.

Besos

Baco dijo...

Sonela es un placer saber que recordará usted a Baco en un marco incomparable.

Besos mojados.

Elbier Minks dijo...

La verdad es q es una pena q se terminen las vacaciones. Ahora regresar a la dura rutina y al desapacible invierno.

Anyway siempre nos quedarán los recuerdos y la esperanza de un futuro con momentos tan deliciosos como los q describes.

Un saludo

Baco dijo...

Elbier Minks para mi las vacaciones no se acaban ¡empiezan!
aún asi, me solidarizo con los que os habeis vuelto al duro trabajo diario.

Un saludo.