jueves, agosto 19, 2004

El principio

Te contaré el inicio...
Tenia 18 años, supongo que es una edad un poco pasada, o al menos eso suponia por aquel entonces, porque decidimos pagar por ello, eramos tres amigos, dos teniamos 18 años y el tercero 19, lo habiamos hablado muchas veces, queriamos hacerlo, no creo que lo reflexionaramos mucho, es curioso verlo desde la distancia, no le veiamos ningun inconveniente.
Supongo que las ganas ocultaban todo.
Hasta aquel momento yo tenia muy poca experiencia, solo habia tenido una novia, a los 16 años, con la que estuve poco más de un mes, y a aquella edad fuimos muy pudorosos.
Asi que mi unica experiencia era la de haber besado a mi novia, y la de mis amigos no creo que fuera mas curtida.
Sobre estas bases tomamos la decision, una tarde de noviembre nos vimos con un periodico en la mano, buscando en los anuncios de palabras la promesa más tentadora y económica.
Despues de hacer un proceso de selección llamamos a un par de numeros de telefono sin saber lo que decir, pero era facil, te lo daban todo hecho y en cinco minutos teniamos dos direcciones donde acudir a materializar nuestra decision.
Acudimos a la dirección más cercana, y despues de las dudas comprensibles llamamos al patio, una voz adulta, de unos 40 años nos dijo que subieramos, era el primer piso.
Cuando abrimos la puerta del ascensor, nos esperaba una mujer sudamericana en la puerta, tendria la edad que su voz aparentaba, nos sonrio y nos dijo que pasaramos, creo que a los tres nos temblaban cosas que ni siquiera sabiamos que podian temblar...
Nos paso a un cuarto con cama de matrimonio y nos dijo que irian pasando las chicas para que eligieramos.
Esperamos y en pocos segundos vino la primera, la segunda y la tercera... de ninguna de ellas guardo imagen, asi que dificilmente podria contarte algo, llegaban, se presentaban, nos daban dos besos y se iban.
Tuvimos un minuto entre que se fue la ultima chica y vino la mujer que nos abrio la puerta, y lo aprovechamos para hacer una puesta en común, no nos habian gustado, todas ellas rondaban los 40 años, y no eran como las de los anuncios de la tele... decidimos largarnos de alli.
Cuando llego la mujer dijimos que "no era lo que nos esperabamos", la mujer nos decia que eran muy cariñosas, que nos ibamos a divertir, fue una situación un poco extraña.
Al salir a la calle decidimos ir a la segunda dirección, llegado ese momento creo que lo haciamos más que por decision por no ser el primero en decir que pasaba del asunto.
En el nuevo portal una voz de una mujer tambien sudamericana pero mas joven nos dijo que nos esperarabamos, que tenia que bajar a abrirnos.
Cuando la vimos atraves de los cristales al otro lado de la puerta abriendonos, creo que los tres nos animamos. Era una chica de unos 26 años, pelirroja, con el pelo largo y liso, cintura de abispa, y unos grandes pechos, que se podian apreciar muy bien porque llevaba un vestido muy escotado.
Subiamos juntos en el ascensor, los cuatro callados y creo que tres de nosotros mirando a un mismo sitio.
Una vez arriba nos presento a una amiga, de unos 45 o 50 años, rubia, pequeñita, gordita.
Despues nos llevo a su habitanción y nos dijo que quien iba a querer con su amiga, nosotros tres nos miramos, y ninguno le contesto, los tres queriamos acostarnos con ella.
Asi que nos hizo una proposicion ¿que tal si hacemos una orgia las dos con vosotros tres?
Fuimos rapidos, nos negamos, pero ella seguia insistiendo que los tres con ella no podia ser.
Al final uno de mis amigos, el de 19 años dijo que el se iria con la amiga, le pagamos los tres, mi amigo se fue a la habitación de la rubia y la pelirroja nos pregunto ¿quien va a ser primero? en esto tampoco hubo mucha discusion, mi amigo no tenia ningún interes en ser el primero, asi que él se bajo a la calle a esperar.
Me quede solo con ella y empezo mi primera experiencia, que como podeis suponer no fue para nada especial, ni tan siquiera estuvo bien como se podría esperar de una profesional.
Yo no tenia ninguna experiencia, asi que cuando se desnudo y me desnude, y fuimos a la cama a mi lo unico que se me ocurria hacer era tocarle, le tocaba el culo, le tocaba las tetas... mientras tanto ella me puso un condón y empezo a hacerme un frances. Fue quizá lo mejor de la noche, me excité mucho, me gustaba como me la chupaba y me encantaba tocarle el culo durito y bien proporcionado, y sus tetas grandes y tersas. Al poco rato se puso encima mio para empezar a follarme, entonces yo me decidí a chuparle las tetas y ella no me dejó, sonriendo me decia que no quería que se le descolgasen de mayor.
En ese momento yo me desconcentré y la erección me bajó, ella salió y comenzó a masturbarme.
Cuando volví a estar erecto, subio encima mio nuevamente, y con movimientos suaves me hizo correrme.
Ese fue el final. Bajé y le dije a mi amigo que ya podia subir, la noche acabó en un bar tomandonos unas cervezas y hablando de cosas que nada tenian que ver con el sexo.

2 comentarios:

GLAUKA dijo...

Tengo una fantasía, que no es propiamente sexual: siempre he deseado ir a un club de carretera, disfrazada de chico (supongo que algo amanerado) y mirar a los hombres allí ... espero realizarla algún día en la realidad, porque e mi mente, ya me he vestido, ya me he recogido el pelo, ya he ocultado mis pechos, ya he entrado, pero, aún no he visto lo que hacen los hombres dentro.
Te mando un deseo imposible: hubiera hecho tu primera vez de otra manera. ;)

Baco dijo...

Vaya Glauka que curioso es encontrarte por estos textos, tan antiguos, tan olvidados, hace algo más de un año que los escribi y ahora... me avergüenzo de que esten ahi, pero a lo hecho pecho :P


En cuanto a tu fantasía, me parece muy sensual, avisame y te acompaño :P

Un beso imposible.